Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2011

Infección del tracto respiratorio recurrente en niños


Estudio clínico de 46 casos de infección del tracto respiratorio recurrente en niños tratados mediante la moxibustión suave en puntos acupunturales de la espalda

Long Xu y Chang Qi, Hospital de Bijie de la Provincia de Guizhou, Bijie 551700, Provincia de Guizhou
Shou Qiong, Hospital de MTC de Bijie de la Provincia de Guizhou, Bijie 551700, Provincia de Guizhou


La infección recurrente del tracto respiratorio es una patología frecuente durante la infancia. Actualmente los médicos modernos suelen aplicar agentes antiinfecciosos y moduladores de la inmunidad para tratar esta enfermedad, mientras que los médicos de la MTC administran principalmente decocciones de hierbas chinas. Los autores trataron desde marzo de 1990 hasta abril de 1996, 46 casos de infección recurrente del tracto respiratorio, mediante la aplicación de moxibustión suave en puntos de la espalda, con lo cual se consiguieron unos resultados terapéuticos satisfactorios.

Datos clínicos

Los 86 casos que entraron en el estudio eran pacientes de consultas externas de nuestro hospital, cuyo resfriado duraba más de 10 días y que destacaban por contraer infecciones del tracto respiratorio recurrentes. Por el espacio de tiempo de un año se computaron para cada caso más de 7 recaídas.

Se distribuyeron los 86 casos de forma aleatoria en dos grupos, un grupo terapéutico (46 casos) y un grupo de control (40 casos). El grupo terapéutico estaba compuesto de 22 niños y 24 niñas. 17 casos (36.9%) tenían entre 6 meses y 4 años de edad, 18 casos (39.1%) tenían entre 4 y 6 años y 11 casos (23.9%) entre 6 y 12 años de edad. El grupo de control, con 40 casos, estaba formado por 19 niños y 21 niñas. 14 casos (35%) tenían entre 6 meses y 4 años de edad, 16 casos (40%) entre 4 y 6 años y 10 (25%) entre 6 y 12 años de edad. Se determinaron los niveles de las inmunoglobulinas IgG, IgA e IgM de todos los 86 casos. No se encontró ninguna diferencia significativa en cuanto a la edad, el sexo, los síntomas y los niveles de las inmunoglobulinas entre los dos grupos.

Los niños presentaban entre 7 y 10 veces al año una infección del tracto respiratorio superior y 2 veces al año una infección del tracto respiratorio inferior que duraba al menos 10 días. En cuanto a la infección del tracto respiratorio superior, se observaban síntomas catarrales en la región de la nariz y/o la porción faríngea, y congestión e hinchazón de las tonsilas. En caso de la infección del tracto respiratorio inferior se presentaban síntomas como una respiración frecuente y rápida, asma, cianosis y estertor pulmonar. En todos los niños se observaba además síntomas acompañantes más o menos pronunciados, como anorexia, sudación, adelgazamiento y preferencia por ciertas comidas.

Métodos terapéuticos

Grupo terapéutico: Se confeccionó una caja de madera de 30 cm2 sin fondo, en la cual se colocó a media altura una tela de alambre fino, que se cubrió con una tapa que llevaba algunos agujeros.

Se seleccionaron en ambos lados de la columna vertebral los puntos V.13 (Feishu), V.18 (Ganshu), V.20 (Pishu), V.23 (Shenshu) y V.25 (Dachangshu), 1.5cun distal de la columna. Se repartieron unos trozos de puro de moxa previamente rociados con alcohol de 95% encima de la tela de la caja que se encendieron a continuación. Se colocó la caja encima de la espalda de forma que se cubrían los puntos seleccionados y se dejó la caja puesta hasta que la piel se ruborizó y el paciente notó un calor ardiente. Si el paciente no toleraba el calor, se alzaba un poco la caja, colocando algún objeto por debajo de las esquinas. La moxibustión suave se realizó 5 veces por semana, con una duración de 30 minutos por cada sesión. Un mes de tratamiento representó un ciclo terapéutico.

Grupo de control: Según la edad del paciente, se inyectó en las primeras dos semanas, 2 veces por semana, y en las siguientes dos semanas, una vez por semana de 1 a 2mg de “transfer factor” vía intramuscular. Un mes de tratamiento representó un ciclo terapéutico.

Criterios para los efectos terapéuticos

Eficacia notable: Al finalizar un ciclo terapéutico no se presenta ninguna recaída en cuanto a la infección del tracto respiratorio en el transcurso de un año. Los síntomas de sudación, preferencia por ciertas comidas y el adelgazamiento remiten prácticamente.

Eficacia: La infección del tracto respiratorio se repite en alguna ocasión durante el primer año después de finalizar el tratamiento, pero dura menos de 7 días. Los síntomas de sudación, preferencia por ciertas comidas y el adelgazamiento mejoran notablemente.

Ineficacia: La infección del tracto respiratorio se repite más de 7 veces durante el año siguiente al tratamiento. No se observa ninguna mejoría de los síntomas de sudación, preferencia por ciertas comidas y el adelgazamiento.

Resultados terapéuticos

Los resultados terapéuticos están reflejados en la tabla 1.



Como indica la tabla 2, el nivel de la inmunoglobulina había subido en ambos grupos después del tratamiento, sin embargo el cambio era más significativo en el grupo terapéutico que en el grupo de control (P<0.01).

Discusión

En la MTC, los síntomas y signos de la infección recurrente del tracto respiratorio pertenecen a la categoría del resfriado común y de la tos. La enfermedad tiene su causa en la afectación de los sistemas de la defensa superficial (WEI) y de la sustancia nutritiva (YING) por un lado, y la invasión del viento-frío patógeno por otro lado que son la consecuencia de la insuficiencia de Qi y Sangre en los niños, de la fragilidad y debilidad de la piel y los músculos. Aparte, un organismo débil, con capacidad de resistencia deficiente al nivel superficial, que está expuesto a repetidos ataques de factores patógenos externos y humedad interna generada por dispepsia y anorexia, acaba acarreando una enfermedad crónica.

La medicina moderna relaciona la infección respiratoria recurrente con factores como la existencia de un foco crónico en el tracto respiratorio, otra enfermedad concomitante, la alimentación, influencias ambientales, un factor inmunológico y una infección microbiana. Existe una gran variedad de bacteria y virus con gran capacidad de mutación que dan origen a la infección del tracto respiratorio superior. La infección recurrente por bacteria y virus conduce a una patología crónica que conlleva un déficit inmunológico y poca fuerza de resistencia. La mayoría de los niños enfermos son más propensos a contraer infecciones microbianas a causa de su déficit inmunitario. Esta circunstancia afecta también seriamente su crecimiento y desarrollo.

Los médicos modernos recurren a menudo a la terapia antiinfecciosa para tratar la patología, que consta principalmente en el método de cambiar continuadamente diferentes tipos de antibióticos diseñados para niños, en particular en el caso de una infección del tracto respiratorio inferior. En la fase estacionaria de la enfermedad se aplica a menudo una terapia inmunoestimulante, cuyo efecto terapéutico resulta más bien pobre.

La MTC sostiene que la clave de un tratamiento efectivo de la enfermedad se basa en la regulación de Wei y Ying, la consolidación de la resistencia superficial, el refuerzo de Bazo y la tonificación de Qi y de Riñón que corresponden con el principio terapéutico que dice “cuando se fortalece la fuerza de resistencia física, los factores patógenos no pueden invadir el organismo”. Ahora bien, los niños enfermos no están dispuestos a tomar grandes cantidades de decocciones de hierbas chinas.

La terapia de la moxibustión suave en puntos de la espalda, tal y como ha sido diseñada por los autores, se basa en la teoría de los meridianos en combinación con los conocimientos inmunológicos modernos. La terapia es bien aceptada tanto por los niños enfermos, como por sus familias. Es muy efectiva para los niños enfermos crónicos que recaen una y otra vez y presentan un estado de malnutrición, obligados a tomar fármacos durante todo el año. Según la teoría básica de la MTC, Bazo y Estómago suministran la base material para nutrir la constitución adquirida, mientras que el Riñón es el fundamento de la constitución congénita. El Pulmón, situado encima de todos los órganos internos, como si fuera el techo de un carro, es un órgano propenso a ser afectado. Por lo tanto, la clave para eliminar el factor patógeno y reforzar la inmunidad consiste en regular la función de Pulmón, Bazo y Riñón.

Mediante la estimulación directa de las 12 dermatomas y meridianos en la espalda, la moxibustión suave es capaz de activar Qi y Sangre del meridiano, regular la función de las vísceras y reforzar la resistencia física para eliminar los factores patógenos y mejorar la función inmune.

Los puntos Shu de la espalda son puntos acupunturales, donde se concentra el Qi de los órganos internos. Se utilizan principalmente para tratar los trastornos de los órganos internos correspondientes. La moxibustión suave en V.13 y V.20 puede activar la función de Pulmón y Bazo, con lo cual capacita el Pulmón a mantener el paso de las vías respiratorias despejado, a distribuir el Qi en todo el cuerpo y dirigir el flujo del Qi hacia abajo para eliminar los patógenos y el TAN.

Además refuerza la función de transformación y transporte de Bazo para transformar y distribuir los nutrientes junto con los líquidos corporales. La estimulación mediante moxibustión en V.23 mejora la debilidad congénita. En el Pívote de los Espíritus se menciona que los meridianos y colaterales son vías de circulación para Qi y Sangre, para nutrir Yin y Yang. La energía nutritiva circula dentro y la energía defensiva fuera de los vasos. Cuando ambas energías fluyen armónicamente a través de todo el organismo, son capaces de eliminar factores patógenos internos y consiguen defender el cuerpo de ataques de factores patógenos externos.

En términos generales se puede decir que la moxibustión suave en los puntos Shu de la espalda consigue estimular la generación de líquidos corporales y activar el Yang Qi. Sencilla en el manejo y fácilmente tolerable por los pacientes, esta terapia es muy efectiva en niños con infecciones recurrentes del tracto respiratorio.


Fuente: Journal of Traditional Chinese Medicine 21 (1): 23-26, 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario