Páginas vistas en total

domingo, 10 de junio de 2012

PREVENCIÓN DEL CÁNCER: "Que tu alimento sea tu medicina, y tu medicina tu alimento"



Hace más de dos mil años, Hipócrates, precursor de la medicina, acuñó el aforismo “Que tu alimento sea tu medicina, y tu medicina tu alimento”. También, en medicina tradicional china, Sūn Sīmiǎo 孫思- uno de los grandes médicos chinos de la antigüedad dijo: "Hay que emplear la farmacopea sólo cuando la dietética resulta insuficiente".
Recientemente la evidencia científica relaciona ciertos nutrientes de nuestra dieta como agentes causantes o preventivos de ciertas enfermedades. 
Sea por creencia o ciencia, los alimentos nos proporcionan beneficios en nuestra higiene de vida, dado que aportan un valor PREVENTIVO en nuestra salud. 

En la lucha contra las enfermedades, se sabe que los malos hábitos alimentarios de la mayor parte de la población de los países desarrollados favorecen el desarrollo del cáncer. Según estudios , algunos alimentos pueden ser favorecedores y otros pueden prevenirlo.

Quienes busquen reducir el riesgo, deben evitar y/o reducir en su dieta diaria, la ingesta de alimentos como: embutidos, jamón, bacón…, es decir, carnes curadas; el exceso de calorías procedentes de proteínas o de grasas (especialmente las de origen animal); Los ahumados, encurtidos, salazones y alimentos muy condimentados; Las comidas y bebidas muy calientes, así como, el alcohol, café y tabaco que, además, combinados entre sí potencian su acción cancerígena.  Y, aumentar, aquellos considerados como anticancerígenos (o protectores contra el cáncer) como: la fruta, las hortalizas y verduras y los jugos frescos por ser ricos en: Provitamina A, fibra y elementos fitoquímicos. 

ALIMENTOS QUE FAVORECEN EL CÁNCER

  • Algunos autores y estudios científicos sugieren que existe una relación entre el alto consumo de LECHE de vaca  (diario) –especialmente si es entera (no desnatada)- y algunos tipos de cáncer: de mama, pulmón, colon, ovario, próstata y vejiga urinaria.
  • La CARNE es un factor de riesgo importante en la mayor parte de los tipos de cáncer (de pulmón, de estómago, de riñón, de vejiga urinaria, de útero, de ovario y de próstata entre otros) según investigaciones de tipo estadístico y experimental.  Las más favorecedoras son las llamadas carnes rojas (de vacuno, cordero y cerdo); La carne muy hecha o asada en barbacoa, la carne frita, la carne salada y/o curada, como el jamón, el “bacon” y los embutidos;
  • Los estudios en cuanto que el consumo de PESCADO puede favorecer el cáncer son escasos en relación con los de la carne, no obstante, algunos relacionan el consumo habitual de pescado (especialmente salado o curado) con los cánceres de laringe, nasofaringe, endometrio y páncreas.
  • Las bebidas alcohólicas, todas, son favorecedoras del cáncer.
  • Las especias picantes pueden ser un factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer, como el de boca y el de esófago.
  • Los productos refinados como, el pan blanco, la bollería y repostería (especialmente industrial) favorecen diversos tipos de cáncer por su falta de fibra, gran contenido en azúcar y ácidos grasos “trans”.
  • El consumo habitual de CAFÉ se relaciona con el cáncer de vejiga urinaria y con la mastopatía fibroquística o enfermedad fibroquística de la mama, que puede ser precancerosa.
  • El consumo abundante de AZÚCAR BLANCO (la sacarosa) se relaciona con el cáncer de colon de estómago y de cuello uterino.

ALIMENTOS QUE PREVIENEN EL CÁNCER

El consumo abundante de FRUTA y HORTALIZAS evitan la mayor parte de los tipos de cáncer que afectan a los seres humanos.

  • Los CÍTRICOS, como el LIMÓN (especialmente la corteza), la NARANJA y el POMELO tienen capacidad anticancerígena por la acción combinada de la vitamina C, los flavonoides, los limonoides y la pectina.
  • La CIRUELA y la MANZANA protegen contra el cáncer de colon.
  • La PIÑA previene el cáncer de estómago debido a su potente efecto inhibidor de la formación de nitrosaminas. Sustancias de marcada acción cancerígena, que se forman en el estómago como consecuencia de una reacción química entre los nitritos y ciertas proteínas contenidas en los alimentos.
  • El resveratrol que contiene la UVA (especialmente en la piel) es anticancerígeno.
  • La ZARZAMORA y otras bayas coo la FRESA, el ARÁNDANO y la GROSELLA, son ricas en antocianinas de poderosa acción antioxidante, que neutralizan la acción cancerígena de los radicales libres.
  • La ACEROLA, la GUAYABA y el KIWI también son preventivos por su gran riqueza en vitamina C.
  • El consumo de ACEITE de OLIVA reduce el riesgo de padecer cáncer de mama cuando sustituye a otras grasas alimentarias.
  • La FIBRA que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal. Además, retiene y arrastra las sustancias cancerígenas que pudiera haber en el conducto digestivo, y las elimina con las heces. Además, los CEREALES INTEGRALES contienen fitatos que aunque reducen algo la absorción de hierro y del cinc, actúan como anticancerígenos.
  • El consumo habitual de CENTENO rico en fibra celulósica, mayormente insoluble, es útil en casos de estreñimiento y prevención del cáncer de colon. Se ha comprobado que el pan de centeno reduce más que ningún otro la concentración de los ácidos biliares litocólico y de-soxicólico en el intestino. Estos ácidos que se eliminan con la bilis, actúan como cancerígenos sobre la mucosa intestinal, y además, potencian la acción de otros inductores del cáncer que pudiera haber en el intestino, procedentes especialmente de la carne.
  • El GERMEN DE TRIGO por su acción antioxidante frena los procesos degenerativos celulares.
  • La REMOLACHA ROJA contiene elementos fitoquímicos de acción anticancerígena.
  • ZANAHORIA: Su gran concentración en beta-caroteno (provitamina A), en otros carotenoides y en fibra explican su acción anticancerígena.
  • La CALABAZA contiene tres de las sustancias vegetales de mayor acción anticancerígena comprobada: betacaroteno, vitamina C y fibra vegetal.
  • La vitamina E que contienen en abundancia las SEMILLAS de GIRASOL (las pipas) ejerce una acción preventiva del cáncer, y posiblemente beneficiosa durante la enfermedad.
  • BRÉCOL: Su gran contenido en beta-caroteno (provitamina A) y en elementos fitoquímicos de tipo sulfuroso la hacen un poderoso anticancerígeno, al igual que, la COL, la COLIFLOR y el RÁBANO (el rábano chino, y posiblemente el común también, impide las mutaciones celulares que conducen al cáncer).
  • Todas las hortalizas de la familia de las liliáceas (cebolla, ajo, puerro, espárragos) contienen flavonoides y esencias azufradas que protegen contra el cáncer, especialmente la CEBOLLA y el AJO.
  • La riqueza en beta-caroteno (provitamina A), en carotenoides y en vitamina C (todos ellos potentes antioxidantes) de las hortalizas solanáceas protegen contra el cáncer, especialmente el TOMATE, el PIMIENTO y la BERENJENA.
El tomate es rico en licopeno, carotenoide que protege a las células de la próstata de la oxidación y del crecimiento anormal. Diversos estudios realizados en la Universidad de Harvard (EEUU) ponen de manifiesto que los varones que consumen habitualmente tomate, presentan menor riesgo de padecer cáncer de próstata. Otros estudios realizados en Italia indican que el consumo habitual de tomate previene también el cáncer de boca, de esófago, de estómago, de colon y de recto.

  • El valor medicinal de las SETAS orientales en la prevención del cáncer, tampoco es desdeñable: El valor medicinal de las setas orientales 
  • El YOGUR, al contrario de lo que ocurre con la leche, cuyo consumo se relaciona con diversos tipos de cáncer, protege contra esta enfermedad, especialmente contra el cáncer de mama. Su contenido en bacterias vivas (el de tipo “bio”) y en ácido láctico explica en parte su efecto protector.
  • Las LEGUMBRES en general protegen contra el cáncer por su contenido en fibra y elementos fitoquímicos anticancerígenos como el ácido fítico y los fitatos.
  • La SOJA y sus derivados, especialmente el TOFU y la LECHE de SOJA, proporcionan diversos elementos fitoquímicos de acción anticancerígena. Los más eficaces son las isoflavonas genisteína y daidzeina. Protegen sobre todo contra el cáncer de mama y de próstata.

Fuente: Salud por los alimentos - Dr. Jorge D. Pamplona Roger (médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario